Desempleados mayores de 55 años – Parte 2

4 pautas para encontrar trabajo con más de 55 años

La Fundación Adecco propone 4 pautas básicas para que los mayores de 55 años encuentren un empleo lo antes posible:

No escondas tu edad: si tú no le das importancia, los demás tampoco lo harán. Si por el contrario, presupones que va a ser un problema, trasladarás este prejuicio a los reclutadores, que tendrán más reticencias a la hora de abordar la contratación. Tampoco hace falta gritar a los 4 vientos que tienes 56 ó 59 años. Lo mejor es, sencillamente, no dar protagonismo a un dato que no determina tus capacidades ni tu profesionalidad. Si en una entrevista te preguntan cuántos años tienes, coméntalo con naturalidad y transparencia.

Pon en valor tus logros. Tu edad te aporta competencias y habilidades intrínsecas (madurez, control emocional, templanza, etc), pero son demasiado generales y no aportan un valor diferencial. Tanto en el CV como en la entrevista de trabajo, pon el énfasis en logros concretos que hayas alcanzado en tu carrera profesional. Por ejemplo, no son importantes las funciones que realizaste como administrativo, sino la herramienta de excel que creaste para facilitar el proceso de introducción de datos.

Recíclate. Nunca es tarde para añadir formaciones nuevas a tu candidatura: idiomas, ofimática, ventas… toda competencia que añadas a tu CV te conectará con las nuevas necesidades del mercado laboral, convirtiéndote en un profesional más atractivo para las empresas. De este modo, podrás equipararte a los más jóvenes en materia de formación y tu experiencia se convertirá en un valor añadido.

Cuida tu autoestima: Huye de visiones apocalípticas como “no voy a volver al mercado laboral”, tienen mucha fuerza en la mente y son muy destructivas. Siempre que se te pasen por la cabeza, reconviértelas a positivo: “antes o después encontraré trabajo”. No descuides tus aficiones (lectura, paseos, cine…) y sé consciente de que eres persona antes que profesional. Si tú te quieres, las empresas también lo harán.

Un 21% de los mayores de 55 años que han acudido a la F. Adecco han encontrado empleo

Durante el último año, la Fundación Adecco ha generado empleo para 300 personas mayores de 55 años, un 32% más que el año anterior, cuando se contabilizaron 227 contratos. Esta cifra equivale al 21% del total de mayores de 55 años que han acudido a las oficinas de la Fundación Adecco en el último año: un total de 1.432.

Para ello, la entidad empodera a estos desempleados, proporcionándoles las herramientas y recursos necesarios para afrontar con éxito un proceso de selección. Este empoderamiento se basa en una atención transversal e individualizada, que acompaña al desempleado en su itinerario profesional, apoyándole en todas las áreas: psicológica, formativa, etc, así como realizando con él una intermediación laboral, es decir, contactando con empresas en las que el desempleado mayor de 55 años pueda encajar, en función de sus competencias.

Según Mesonero: “el incremento de la contratación de mayores que hemos registrado este año no sólo es reflejo de la reactivación económica, sino de un compromiso creciente de las empresas con las que colaboramos, con las que realizamos una labor de sensibilización, demostrando que el talento y las competencias no entienden de edad”:

Heli: una historia de esperanza

A pesar de que la mayor parte de los mayores de 55 años ya han perdido toda esperanza de volver a trabajar, hay historias que nos hacen recuperarla y demuestran que SÍ es posible encontrar empleo cuando se supera esta edad. No es una cuestión de suerte: es sobre todo actitud.

“Tras 8 años en paro, llegué a sentirme inservible e inútil”

Heliodora (Heli para los amigos) tiene 59 años y protagoniza una de esas historias esperanzadoras. Desde muy joven, tuvo clara su vocación: los niños, especialmente los más pequeños y por ello no dudó en prepararse para trabajar como educadora infantil, posición que ocupó hasta el año 2008. “Se me rompió el tendón supraespinoso de tanto cargar pesos: subir y bajar a los niños del cambiador, cogerlos en brazos, etc. De hecho, me tuvieron que operar en 2009 pero no me hicieron bien la operación, de tal forma que perdí mi fuerza y mi capacidad para levantar peso. A raíz de esto, me dieron la Incapacidad para mi profesión habitual (que posteriormente me retiraron, ahora tengo el certificado de discapacidad) y fue muy difícil, lo pasé fatal pues tenía que renunciar a la que era mi vocación, pero entendí que tenía que ser fuerte y retomar mi vida”– comenta.

Fue entonces cuando empezó a prepararse para trabajar en otras posiciones y se formó como administrativa, aunque no tuvo suerte en ningún proceso, al no tener experiencia en el puesto. “Yo soy muy inquieta, me gusta estar siempre activa y para mí fue muy difícil no encontrar trabajo, llegué a sentirme inservible e inútil e incluso asumí que ya no volvería al mercado”– recalca.

Tras 8 años sin trabajar, en mayo de este año, recibió una llamada de la Fundación Adecco que daría un giro a su vida: querían verla en entrevista para una posición como cuidadora de comedor, donde no tenía que cargar pesos. “Al principio dije que no iba, pues no me lo creía y pensé que no iba a servir de nada, pero Fátima, la consultora de la Fundación Adecco que lleva mi caso, insistió en que fuera y al final me animé”– comenta.

“Volver a trabajar ha sido un regalo para mí”

Para su sorpresa, la entrevista de trabajo con la empresa acabó con un contrato. Hoy Heli vuelve a trabajar, a los 59 años, y después de casi una década sin empleo. “Ha sido un regalo para mí. Vuelvo a estar con niños y estoy encantada, feliz, disfruto cuando hablo con ellos y me cuentan cosas. Además, trabajar me está ayudando a superar muchos temas personales, pues hace poco perdí a mis padres y mis hijos se fueron de casa al mismo tiempo. Estar ocupada hace que me adapte mucho mejor a esta situación”– confiesa.

“De sentirme inútil a sentirme querida”

En este proceso, Heli no olvida a todos los que le han ayudado en el camino: su familia y también la Fundación Adecco: “tengo que dar mil veces las gracias a la Fundación Adecco, pues pasé de sentirme inútil e inservible a sentirme muy querida y escuchada, no sólo ahora, también antes de encontrar este trabajo. Me anima mucho hablar con las consultoras de la Fundación y estoy inmensamente agradecida”.

No sabe si en septiembre renovará contrato pero mira al futuro con optimismo. Tiene claro lo que ella, como otras personas de su edad, pueden aportar a un equipo de trabajo: “no sólo experiencia, también mucha sabiduría, templanza y saber estar. Creo que los mayores podemos aprender mucho de los jóvenes y también enseñarles”- declara.

Casos como el de Heli demuestran que, incluso cuando parece que no hay esperanza, siempre hay una luz al final del túnel si te dejas ayudar y estás dispuesto a dar lo mejor de ti mismo.

Sobre Fundación Adecco

Constituida en julio de 1999, la Fundación Adecco es fruto de la Responsabilidad Social Corporativa que asume el Grupo Adecco como líder mundial en la gestión de los Recursos humanos. Su principal objetivo es la inserción en el mercado laboral de aquellas personas que, por sus características personales, encuentran más dificultades a la hora de encontrar un puesto de trabajo:

– Personas con discapacidad; Mayores de 45 años parados de larga duración; Mujeres con responsabilidades familiares no compartidas o víctimas de violencia de género y Otros grupos en riesgo de exclusión social.

Fonte:    www.qmayor.com/   por

Imagem: Confilegal

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *