Estudiantes de medio mundo rediseñan los servicios para una larga vida

América como el resto del mundo está envejeciendo cada día y en paralelo aparecen gamas de productos innovadores para atender a esa realidad y a ese pujante mercado. La mayoría de ellos diseñados por gente muy joven preocupados por su propio futuro y por el de sus abuelos.

El desafío de diseño anual promovido por el prestigioso Centro sobre Longevidad de Stanford tiene como objetivo impulsar ese cambio necesario. Lanzado en 2013, alienta a los estudiantes universitarios y universitarias a diseñar productos o servicios prácticos que optimicen la vida de las personas que van a vivir mucho.

Parte del proceso de diseño requiere que los concursantes se familiaricen con los problemas del envejecimiento – como las dificultades: la inseguridad financiera, la fragilidad oel aislamiento social- .Los organizadores esperan que una nueva generación se familiarice con los productos que satisfagan una  población cada vez más vieja y más exigente.

A juzgar por los comentarios de los ganadores de años anteriores, algunos estudiantes terminan reevaluando sus nociones sobre el envejecimiento en el proceso de pasar tiempo con las personas mayores y aprender a entender sus vidas. “Para nuestra sorpresa, no sólo los mayores disfrutaron dándonos comentarios, pasaron el tiempo evaluando nuestros diseños y mejorando los mismoss”, comentó el ganador de 2015 Nicholas Steigmann.

El tema del Desafío del Diseño de este año es “Innovar el Envejecimiento en el Lugar” e invita a diseñar soluciones que puedan capacitar a las personas que quieran permanecer viviendo en sus propias casas el mayor tiempo posible.

Las mejores soluciones de diseño, dicen los encargados del programa, son atractivas, prácticas y fáciles de entender, y pueden implementarse dentro de las limitaciones de las tecnologías existentes y del mercado. Los criterios de evaluación también incluyen la originalidad, la viabilidad económica y su potencial para impactar en el bienestar de las personas.

Estos son los finalistas, todos ellos han desarrollado sus ideas con la contribución de los mentores.

Los finalistas del Stanford Design Challenge 2017

Uppo: Virginia Tech, Estados Unidos

Un equipo de la tecnología de Virginia se dio cuenta de la conexión entre el miedo a la caída y el aislamiento social. El diseño ergonómico de Uppo aumenta el equilibrio y la estabilidad y ayuda a las personas a sentirse seguras mientras promueven una postura erguida y sentimiento de confianza. Haz clic aquí para ver una presentación sobre el proceso de diseño de Uppo.

TAME

Cerca de 280 millones de personas en todo el mundo han perdido su independencia debido a temblores. Esta codera o pulsera fue diseñada por un equipo de la Universidad Nacional de Ciencias y Tecnología de Pakistán para suprimir los temblores de las manos, lo que facilita a las personas que sufren enfermedades como el Parkinson manipular objetos y completar las tareas diarias rutinarias (comer, beber y vestirse). Tame se usa discretamente debajo de una camisa. (TAME significa Tremor Acquisition and Minimization).

Timtim por Tim

 

Estas clases online enseñan a las personas de 60 años y mayores a como usar dispositivos digitales. Las clases se pueden descargar para su uso o impresión sin conexión. Un equipo de la Universidad de São Paulo, Brasil, presentó la solución; La frase en portugués brasileño timtim por timtim significa “algo explicado en detalle”.

 

SEAT-CASE

El transporte aéreo no es lo que solía ser. Seat-Case, de un equipo de la Universidad de Corn ell, es una maleta de mano que sirve de asiento para las largas colas y los tiempos de espera. La silla de equipaje cumple con las especificaciones de la FAA y las aerolíneas principales y es una gran mejora con respecto a una invención con un nombre similar que el ex parlamentario británico Tony Benn de 85 años inventó en 2010.

Rendever

 

 Esta plataforma de realidad virtual inventada por un equipo del MIT usa gafas VR y una tableta o computadora para permitir que las personas con movilidad limitada visiten su casa de la infancia, viajen por el mundo y se conecten con familiares y amigos. El contenido 3D de Rendever pretende inspirar conversaciones y traer nuevas experiencias a la sala de estar;

GoGoGrandparent

Al salir de la Universidad de Stanford, esta plataforma tecnológica permite a las personas que no les gustan los teléfonos inteligentes acceder y usar Uber y Lyft con una simple llamada telefónica, por lo que es fácil mantenerse independiente.

GoGoGrandparent ya es un éxito: se está utilizando en los EE.UU. para hacer viajes disponibles las 24 horas los 7 días de la semana en más de 200 ciudades a través de un teléfono móvil. La idea fue inspirada cuando Justin Boogaard, de 25 años, uno de los inventores, fue testigo de los desafíos reales de su abuela cuando perdió su visión y ya no podía conducir. 

BeeHome

El sitio web BeeHome coincide con los propietarios de vivienda con inquilinos que quieren poner en unas pocas horas a  la semana haciendo las tareas domésticas a cambio de un alquiler más asequible. Soñado por un equipo de la UC Berkeley, la plataforma ayuda a los propietarios a corregir las tareas, realiza comprobaciones de antecedentes y cheques mensuales para asegurarse de que todo está funcionando sin problemas. El resultado: Las personas mayores con espacio extra pueden usar sus hogares como fuente de ingresos y obtener ayuda. Además, por supuesto, es probable que las relaciones sociales intergeneracionales también florezcan. (Aquí hay un video sobre BeeHome.)

 

A-Helper

Un equipo de la Universidad de Beijing, China, creó esta herramienta de jardinería, una solución para un país en el que la generación más joven se está mudando a las ciudades en masa. A-Helper ayuda a las personas mayores en las zonas rurales a mantener las parcelas de sus hortalizas domésticas, incluso cuando se hace más difícil para ellos doblarse y ponerse en cunclillas.

en Diseño/TECNOLOGÍA por

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *